FESTÓN DE PINO REAL

FESTÓN DE PINO REAL

Para todo montescobedense, es bien reconocido el ornato de pino real que se coloca en las fiestas decembrinas del novenario de nuestro municipio u otras festividades; inconfundible el olor de este ornamento que se desprende fresco y natural, una artesanía que tiene aproximadamente 100 años consecutivos elaborándose, oficio de nuestros antepasados y que han legado a nuevas generaciones, habilidad que tiene que ser reconocida y valorada por ser parte de nuestra cultura que define parte de nuestra identidad, nuestro profundo agradecimiento al artesano Tomas Reyes por compartir su sabiduría en la elaboración de esta grandiosa labor que practica.

“El arte como máxima expresión del ser humano queda plasmada para instruir a nuestras nuevas generaciones a rescatar lo que es imprescindible para la humanidad”, así lo menciona nuestro querido cronista del municipio, Prof. Luis Alfonso Barragán Robles, personaje indispensable en la colaboración de cada símbolo histórico que se documenta y quien nos comparte un hecho relacionado a la historia de los festones, refiriendo que aproximadamente hace 80 años, el pino real existía en abundancia, por lo que los párrocos Márquez y Rodríguez que estaban a cargo en aquel entonces, comisionaban a la comarca para que elaborara el festón como faena religiosa sin recibir pago alguno, así, la tradición se fue creando y se comenzó a utilizar en otro tipo de eventos, agregándole la tradicional flor de sotol sobre el gusano de pino real, otra de nuestras antiquísimas artesanías.

Entre risa nos cuenta “Recuerdo que por el año de 1944, un señor de nombre Higinio Del Real, tenía algunas dificultades con el entonces Padre Arguelles, que vivía en la casa que ahora pertenece a la señora Eloísa Avalos, gustando siempre de adornar la fachada de casa con gusano de pino real, sin embargo en una de esas ocasiones, el señor Higinio pasado de copas, prendió fuego a los ornamentos ocasionando un incendio en la casa del párroco, este hecho generó que el señor Higinio fuera expulsado del municipio por la población”. Un hecho trascendental para el municipio y que recuerda nuestro cronista como relación a los festones que, más adelante ya instalado en la ciudad de zacatecas, se destacaría como maestro y por ser un excelente dibujante y creador de los monumentos de la escuela Normal Ávila Camacho, el monumento Juárez y sin fin de mapas reconocido por la Secretaria de Educación Pública en el estado.

Cabe señalar que para la elaboración del festón los instrumentos que se utilizan se resumen a una tarabilla o roda, a la cual se le coloca el hilo de ixtle y se va torciendo manualmente, insertando la barbasca del pino que le da ese aspecto circular.

Comunicación Social

Comentarios cerrados.